martes, agosto 05, 2008

Evanescente

.

Las puntas de los dedos se entristecen, ya sólo recuerdan tu presencia; lento como el transcurso de la vida, como el viraje sin sentido de un río viejo, acomete el dolor ante tu falta. Las vueltas sobre térmicos sopores de este meandro que nunca aflora al mar; océano que se resiste a ser vejado y amontona arenas en su fuente, así siente la mano tu partida, así el roce se pierde en la memoria. Sin contacto de tus formas, de tus sedas, las sensaciones se cambian por recuerdos y la mente se embota de dolores. El tacto y tu partida son gemelos que se alejan y sienten al idéntico, ya no importa el cuerpo que te imita, mis yemas sólo reconocen tus texturas y el símil que aparece por la paga se da cuenta y se va, como te fuiste. Ya no encuentro en curvas y caídas goce ni placer acrecentado, las migas que se acercan a tentarme se parecen a ti, no son tu cuerpo, les falta tu presencia. Tenías razón, evanescencia, cuando al partir marcaste mi destino: “Tus manos jamás se llenarán con otras formas”, dijiste y el decreto me atormenta desde entonces.


Arturo Herrera ©

8 comentarios:

flor de maiz tostado dijo...

Me gusta cuando atormentados viven los poetas,
destilando sentimientos letrados,
genial evanescencia por su partida
que a evocarla nos a condenado.


abrazos Arth, no dejen decaer el congal

Arturo Herrera dijo...

Bien dice la vieja frase:
"Decreta con las palabras correctas, un error en la sintaxis puede ser fatal"

Un beso Florecita

Maga Blanca dijo...

¿Cuándo vas a escribir un mal texto al que pueda echarle alguna luz de corrección?
¡Rayos! ¡Me gustó mucho esta ausencia evanescente (que asocio con una Eva-nacente jsjsjs).
Oye: na'a más una chispita: evanescente es con "sc", no sé si haya alguna razón narrativa para que en el título esté sin "s".

Arturo Herrera dijo...

Ahí está, querida Maga, tus albos sortilegios desaparecieron la "S",
mí "s". jeje.
La otra opción es que la escribí mal.
Creo que fue lo primero. ;-)

Un beso

Maga Blanca dijo...

Jajajajajaj Como dice la canción: ¡échame a mí la culpaaaaa de lo que pasaaaaaaaaaaa!
(no podrás quejarte, ya la aparecí jijijijijiji).
Dos besos.

Maga Blanca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lichazul...elisa dijo...

ayayayay arturo

que golpe de timón te has mandado
esa imagen...tan etérea y tan potente me hace elucubrar realidades paralelas...pero él no sé si sería más "muso" de mi pluma...cada vez más lejano se percive...

muakismuakis
felíz lunes

ojalá tengas un tiempito y me dejes un muakis en casa:-)

Ruy Alfonso Franco dijo...

Arturo, por si hiciera falta luego una rspuesta más a modo con el sentir del mexicano bravío, pasada la tristeza de la ausencia y entrado el coraje del abandono, te dejo un viejo epigrama de Timoteo:

"No cantaré los viejos cantos,
ahora se cantan mejores.
Zeus, juvenil, ahora reina
donde reinaba Cronos antes.
Vieja Musa, sonó tu hora".

Digo, por si te hirvieran la ganas de recordársela elegantemente, jejejeje.

Un abrazo fraterno.