jueves, noviembre 16, 2006

Memoria Errática

Querida amiga:


Hoy amanecí comunicativo y descubro que la memoria es un asunto divertido por provocador y traicionero.

Por la tarde platiqué con mi vecina, y descubrí lo inmensamente anciana que se encuentra; esto no tendría ninguna relevancia (es sólo la constatación del paso del mal hado tiempo) si este pensamiento no me hubiera hecho recordar como era ella hace muchos años cuando yo y mi bigote (porque si lo tengo) no peinábamos canas (vamos, ni siquiera me peinaba, en el estricto sentido de esa acción) y en el más antiguo de mis recuerdos no existía ni el bigote.

Inmediatamente después de ese ancestral recuerdo (y he aquí lo provocador y traicionero de le memoria) recordé a la mamá del que fue, seguramente, mi primer amigo; Fernando.

Y acto seguido sentí (y ese es el verdadero asombro) la absoluta atracción y excitación que me provocaba (a la tierna edad de 8 años) la imagen de esa dama ofreciéndonos de comer, en una de mis primeras salidas fuera del hogar paterno, y como el vuelo de su falda, su silueta contra la luminosidad exterior o las transparencias de su blusa; marcaron mi elaborado fenotipo de atracción femenina y aún, después de más de cuarenta años, hacen que suelte un suspiro amoroso con su recuerdo.

He ahí lo hermoso de cumplir por lustros y no por años.
Y ser perverso desde chiquito.

Besos sin fin.

ah

1 comentario:

Malena dijo...

tierno y pícaro.