miércoles, noviembre 29, 2006

Si pienso en el pasado (fragmento final).

…De nuevo encuentro belleza y la disfruto, encuentro cariño y me entrego, en ocasiones disoluto, doy y recibo que es la marea del alma y del amor; cambio espejos brillantes por sonrisas cálidas.

Busco amor, de todo me burlo un poco e invoco a los eternos:

He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer. No he sido feliz… (Borges).

-Pues bien, yo necesito decirte que te quiero, decirte que te adoro… (Acuña).

-Puedo escribir los versos más tristes esta noche, escribir, por ejemplo, la noche está estrellada y… (Neruda).

O sea, resumiendo estoy jodido y radiante, quizá más lo primero que lo segundo y también, viceversa… (Benedetti).

Pasan los años, lentos y clementes.

Amores como torrentes tumultuosos o como meandros suaves que endulzan el sentido; son exactos empiezan y terminan justo en su momento.

Me encuentro divertido y lo muestro en el discurso.

Me devolví a la vida y al estudio, reencuentro a Faulkner, el amor en los tiempos de García, disfruto el dulce café de Mahfuz, retomo a Huxley, a Rulfo, a Arreola, duermo con historias de Taibo II, Borges me conmueve, Cortazar me deslumbra, Jardiel e Ibarguengoitia me desternillan, hay nuevas y nuevas historias, todas las posibles las encontraré y las que no…

¿Acaso el tiempo es infinito?
No, el tiempo pasa.
El tiempo pasa y cura, el tiempo y para mí escribir.

Escribir desde dentro y sin reparos, me encuentro solo pero no en el desamparo y escribo prosa y versos que de ser, son de humor escéptico, amor de dentro y risa intrigante y misteriosa; descubro que el camino fue difícil y escarpado y ahora de bajada la planicie es bella, verde y luminosa.

ah

3 comentarios:

Enrique Gallud Jardiel dijo...

Muchas gracias por su referencia a mi abuelo.

Art Earp dijo...

Cumplido agradecimiento a la felicidad que produce leer a su abuelo y a usted por su comentario.

Natalia Olvera dijo...

Te releo y te redescubro.
Por qué será que ahora te veo con otros ojos, que descubro en tus escritos cosas que antes no leia? La primera lectura apresurada de tus obras me dejó muy buen sabor de boca pero distante, como si leyera a cualquiera de los nombrantes sin saber el por qué de tus historias, el cómo de tus ideales y el para qué de tus explicaciones. Ahora me doy cuenta que tu eres mucho más de lo que escribes, pero que en lo escrito te describes y eres uno.
Leerte es como mirar fotos antiguas, es descubrir tu historia después de conocerte.
Saluditos.
Nata.